Acuacultura, Maricultivo

Breve vistazo: La acuacultura.

Bajo el término de “acuicultura” o “acuacultura” se engloba una fuente importante de productos acuáticos de calidad que vaya más allá que sólo la producción de pescado, también incluye actividades, técnicas y conocimientos de cultivo de especies acuáticas vegetales y animales. La FAO y la Comisión Europea la definen como:

“el cultivo de organismos acuáticos, incluyendo peces, moluscos, crustáceos y plantas acuáticas, lo cual implica la intervención del hombre en el proceso de cría para aumentar la producción, en operaciones como la siembra, la alimentación, la protección frente a depredadores, etc…”.

La acuacultura ofrece empleo a más de 12 millones de personas en el mundo, convirtiéndose en una importante actividad económica de producción de alimento, materias primas de uso industrial y farmacéutico, así como organismos vivos para repoblación  u ornamentación.

P1000188.jpg

A pesar que se tienen registros de cultivo de organismos acuáticos entre el 2000-100 A.C. (China y Egipto principalmente) fue hasta mediados del Siglo XX cuando se inicia el avance hacia la producción industrial a gran escala. La piscicultura surge con la motivación simple de mantener vivos a los animales capturados en el medio natural antes de venderlos. Esto provocó distintos avances en centros de investigación de varios países con la finalidad de repoblar ríos y lagos antes de dedicarlos al sector privado o a una producción dedicada al consumo.

El crecimiento de la industria acuícola ha ido íntimamente ligada al desarrollo de técnicas de cultivo de determinados organismos como las algas unicelulares y el rotífero. Conocidos como “cultivos auxiliares”, estos, son claves para la alimentación de los moluscos y de los peces en sus primeras fases de vida. Es aquí cuando el trabajo científico de investigación cobra relevancia, porque ha permitido estudiar las necesidades por especie, tanto nutricional como ambientales para permitir su supervivencia en cautividad. Aún en expansión, la acuicultura continúa perfeccionándose y aumentando su nivel técnico (como, por ejemplo, la aplicación de parques flotantes o fijos en el fondo, balsas de cultivo, esteros o balsas naturales que aprovechan el agua de las mareas, estanques en tierra).

A su vez, son muchos profesionales que participan en este desarrollo acuícola, desempeñándose   tanto en la gestión de animales o plantas el cual involucra el control de la alimentación, seguimiento de los crecimientos, parámetros de cultivo, etc., así como en la gestión técnica y administrativa de empresas.

aplicaciones-acuacultura.png

Existe también un aporte que muchas veces pasa desapercibido, sobre la inclusión de productos acuáticos en el consumo diario de la población, aunque muchas veces desconocen su origen. La FAO cuenta con estadísticas que reflejan estos hechos, así como a la comparación entre la producción acuícola de distintos países. Independientemente de los retos técnico-productivos, el sector tiene otros dos retos importantes:

  • Encontrar productos que satisfagan las necesidades de los consumidores.
  • Diversificación de la oferta, debido a que la producción está muy localizada debido a limitaciones tanto medioambientales, culturales, como económicas.

Es importante aclarar que la producción acuícola no va a sustituir la pesca, pero sí puede ayudar a aliviar la sobreexplotación de los recursos pesqueros, garantizando el suministro de productos acuícolas a una población cada vez mayor y que consume cada vez más estos productos por su valor nutricional. Y así como presenta ventaja, también cuenta con inconvenientes, como cualquier actividad industrial, la acuacultura contamina y el reto está en minimizar estos daños. Aunque el cuidado en la producción se traducirá a la propia supervivencia de las empresas acuícolas, ya que los organismos cultivaos son muy sensibles a las condiciones de su ambiente. Como resultado a esto, en la última década ha surgido la “acuacultura ecológica” basada en criterios de sostenibilidad ambiental, calidad del producto y de uso eficiente de los recursos.

Aún quedan muchos aspectos sobre la acuacultura que merecen ser revisados, sin embargo, creo que se transmite las bases, el objetivo, el aporte e impacto, y algunas de las problemáticas de la acuacultura. Un sector que, aunque esta poco a poco ganando presencia en México, aún no logra distinguirlo como un productor acuícola importante. Lo cual nos lleva a preguntarnos:

¿Por qué México, a pesar de tener potencial de desarrollo y contar con amplias extensiones con posibilidades de uso, no se sitúa como uno de los principales países productores acuícolas?

 ¿Qué factores consideras que estén deteniendo su avance?

 

¿Qué piensas sobre esto? Comparte tu opinión, en los comentarios.